Thumb sm
Lithuania ultras 11
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

Jonas doesn't like watching football on TV, he'd rather play it or see it live.

Thumb sm
Lithuania ultras 13
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

Memorabilia plays a big role while supporting the club at the stadium. It is often used in various choreographic moments created by the fans.

Thumb sm
Lithuania ultras 14
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

Fanclub consists of people from very varied age groups. Most of Jonas's good friends are older fans.

Thumb sm
Lithuania ultras 18
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

A drum with DIY drum stick, chants and merchandise colored accordingly to match the clubs color scheme - these are the weapons of choice for a fan supporting the team in the stadium.

Thumb sm
Lithuania ultras 15
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

For the fans the game is a religion, and they openly show it.

Thumb sm
Lithuania ultras 16
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

Many fans come from different enviroments, social classes and age groups, but at the stadium they consider themselves a big family.

Thumb sm
Lithuania ultras 17
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

Jonas' first trip with the fan club was in 1998, after which came a break from football fandom. But since 2010 he'€™s been back in the stadium with his friends, trying not to miss any of the matches.

Thumb sm
Lithuania ultras 19
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

Flares and pyrotechnics aren't allowed in the stadium by the law, but they always get smuggled in.

Thumb sm
Lithuania ultras 20
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

Even though flares are prohibited by the law, they're always smuggled in. The police doesn't intervene in celebrations. Nowadays they just observe.

Thumb sm
Lithuania ultras 12
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

In the fan section of the stadium nobody sits. The seats here are for standing up.

Thumb sm
Lithuania ultras 21
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

Fans gather at the stadium no matter the weather.

Thumb sm
Lithuania ultras 22
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

Fans' intention to make their show of support as visually impressive as possible always ends up in smoke and fire.

Thumb sm
Lithuania ultras 23
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

Fans' intention to make their show of support as visually impressive as possible always ends up in smoke and fire.

Thumb sm
Lithuania ultras 24
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

The choreography of support is always organised by the most vocal and active fans on the spot.

Thumb sm
Lithuania ultras 25
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

The goal of the fanclub is to support their team as loudly and as visibly as possible.

Thumb sm
Lithuania ultras 26
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

In the stadium Jonas tries to be as vocal of a fan as he can.

Thumb sm
Lithuania ultras 27
Vilnius, Lithuania
By Nanook
02 Apr 2015

The club's players thank fans for their support after each game.

Thumb sm
Lithuania ultras 04
Vilnius, Lithuania
By Nanook
31 Mar 2015

"FIFA" is Jonas's favourite PlayStation 3 game.

Thumb sm
Lithuania ultras 05
Vilnius, Lithuania
By Nanook
31 Mar 2015

Managing his family life while being an ultra is not hard for Jonas.

Thumb sm
Lithuania ultras 01
Vilnius, Lithuania
By Nanook
29 Mar 2015

"They're annoying" - a young fan about the police.

Thumb sm
Lithuania ultras 02
Vilnius, Lithuania
By Nanook
29 Mar 2015

Covering your face in the fan section is popular. Fans know that the police always examine photos from the games to find out who brought in illegal pyrotechnics.

Thumb sm
Lithuania ultras 03
Vilnius, Lithuania
By Nanook
29 Mar 2015

Friendship between the fans and the club is apparent at the end of every game. Fans thank the players, and the players thank the fans.

Thumb sm
Helio Gracie: The Legend of Brazilan ...
Rio de janeiro
By Lola García-Ajofrín
11 Mar 2015

The sound of effort echoes through the Gracie Humaita gym in Rio de Janeiro during a training session. "There are only two options, 'desist or insist,'" Rolker Gracie barks at his fighters. Gracie is the fourth of nine children of the creator of Brazilian jiu jitsu, Master Helio Gracie, who died in 2009 and has since become the stuff of legend.

"My father always told us, 'Train, coach, and train all day. Always be the first to arrive, and never be absent," emphasizes Rolker, 48, sitting on a sweaty mat after a defense training course. ¨If this martial art was a church, my father would have become Pope," he boasts.

FULL ENGLISH TRANSLATION AVAILABLE ON REQUEST

_________________________________

Helio Gracie: la leyenda del Jiu jitsu Brasileño

 

Asistimos al entrenamiento, en Río de Janeiro, de uno de los hijos de Helio Gracie, el creador del jiu-jitsu brasileño. Años de luchas, seguidores y enemigos engordan la leyenda en todo Brasil. Como en la Biblia, David derrotó a Goliat

La lección retumba en la sala del gimnasio Gracie Humaitá de Río de Janeiro con un halo de romanticismo: “Solo hay dos opciones: de-sis-tir o in-sis-tir”, espeta a sus luchadores  Rolker Gracie, el cuarto de los nueve hijos del creador del jiu-jitsu brasileño, el Maestro Helio Gracie, fallecido en 2009 y hoy convertido en leyenda.

“Mi padre siempre nos decía: entrena, entrena y entrena, todo el día, sé siempre el primero en llegar y nunca te ausentes”, enfatiza Rolker, de 48 años, sentado sobre el tatami en el que acaba de impartir una clase de defensa personal. Él prefiere decir que su progenitor y maestro “abrasileró el jiu-jitsu”. “Si este arte marcial fuese una iglesia mi padre sería el Papa”, presume.

Rolker es un grandullón con cara de buenazo que si no fuese por el cinturón rojo y negro y la firmeza con la que sostiene del cuello a su alumno nadie diría que es capaz de repartir al que se le ponga en frente. Un numeroso clan defiende el apellido Gracie en todo el mundo, entre hijos, sobrinos y nietos del gran Helio, que se jactaba de no haberse puesto un preservativo en su vida.

Irreverente, así se explayaba en 2001, a los 88 años, en una entrevista con la periodista Dalila Magarian para Playboy, el padre del jiu-jitsu: “¡Dios me libre! No existió mujer en el mundo que me hiciese usar condón. Ni si fuese la última mujer del mundo. Iba a morir sin follar. Mis hijos tampoco lo usan y tengo 28 nietos”.

Esa filosofía se tradujo en nueve hijos para Helio: tres de la primera mujer, Margarida, con la que vivió 50 años hasta que enviudó y seis con la segunda, Vera, 32 años más joven que él, con la que tuvo otros seis. Su hermano Carlos dio al mundo a 21 criaturas con cinco mujeres. Otra manía de los Gracie era que sus descendientes tenían que denominarse como lo que serían: tipos duros. Por eso, Helio bautizó a todos sus hijos con nombres que empezaban con la letra “R”. “Mi padre quería nombres fuertes para hijos fuertes y la letra “R” era la que más potente sonaba”, explica Rolker. “Así nos llamó: Rorion, Relson, Rickson, Rolker, Royler, Royce, Rhérika, Robin y Ricci”. Lo aprendió de su hermano que puso a todos nombres con “C”, “R” y “K”, las más sonoras del alfabeto en portugués.

 

David venció a Goliat

De inicial muda, ni el nombre ni la fisionomía de Helio invitaban a la lucha. Era un chico enclenque y casi siempre enfermo. El jiu-jitsu aterrizó en su vida por casualidad: “Las artes marciales entraron en casa a través de un refugiado político japonés que había viajado en 1914 con otros tantos inmigrantes de Japón”, explica Rolker que aclara que el japonés era un importante cinturón negro de judo, Mitsuyo Maeda, conocido como el Conde Koma. El padre de Helio, diplomático, ayudó al japonés a establecerse y este, como agradecimiento, enseñó sus conocimientos de defensa al primogénito, Carlos, que a su vez, instruyó a su hermano. Aunque Helio, flaco [de 1,75 m de altura y 63 kg de peso] y que se asfixiaba hasta al subir las escaleras, era demasiado debilucho para derrotar a nadie con aquella técnica. “Mi padre siempre fue un luchador. Antes de nacer, ya estaba luchando para sobrevivir”, puntualiza Rolker.

Debido a su frágil salud, Helio se las ingenió para dejar la escuela en segundo curso. Se dedicaba a asistir a clases de jiu-jitsu de su hermano Carlos aunque por indicación médica tenía prohibido participar. Así memorizó la técnica y un día que el hermano se ausentó de una de las clases, con 16 años, las puso en práctica. Pero Helio era consiente de que con su estado físico nunca podría ejecutar aquellas técnicas. “Por eso, comenzó a adaptarlas a su cuerpo débil, dando prioridad al principio de palanca y al sentido de oportunidad respecto a la velocidad y la fuerza”, aclara Rolker, didáctico. Sin darse cuenta, el joven flacucho acababa de parir lo que hoy se conoce como jiu-jitsu brasileño. “Lo más importante ya no era ser leve o pesado, delgado o gordito, si no conocer la técnica”, especifica. Como en la Biblia, David estaba preparado para enfrentarse a Goliat. Y así lo hizo.

 

La Gran lucha en Maracaná

El David brasileño puso a prueba su sistema desafiando a los principales Goliats de Brasil. Peleó 18 veces, derrotó a los mejores y se convirtió en una especie de héroe en el país. Pero aún quedaba demostrarle a los japoneses que la técnica de los Gracie no era inferior. En 1951, un periódico japonés [Asahi Shimbum] patrocinó la visita de tres campeones japoneses a Brasil: el número uno de Japón, Masahiko Kimura y otros dos importantes luchadores, Yukio Kato y Yamagushi. Tras un empate previo, Helio venció a  Kato, al que le aplicó un estrangulamiento denominado “de guardia cerrada”. “El estrangulamiento es mi especialidad, cuando se pega en el cuello, no existe valiente”, confesaría Helio Gracie a Playboy. Todavía faltaba por combatir el mejor peso pesado de la historia del judo, el gran Kimura.

El enfrentamiento fue en el estadio de fútbol Maracaná, en un combate ante 20.000 espectadores que ha pasado a la historia de Brasil y de las Artes Marciales. “Asistió hasta el presidente del gobierno”, matiza Rolker. Helio tenia entonces 42 años y pesaba 68 Kg; Kimura era un gigante de 34 años y 97 Kg. Se acordó que la lucha solo acabaría cuando uno de los dos se rindiera o quedara inconsciente. Fue en el minuto 13, cuando Kimura efectuó una llave de brazo y consiguió someter a Helio. Con el brazo partido, el brasileño se negaba a rendirse y aguantó hasta que su esquina tiró la toalla. “La llave pasó a denominarse llave de Kimura”, continúa Gracie hijo. Y pese a la derrota, los japones quedaron fascinados por el aguante de Helio.

 

La tribu de los Gracie

La dinastía Gracie ha generado tantas pasiones como odios en todo Brasil, tras años de peleas dentro y fuera del ring en los que el clan demostró su fuerza. “En Rio de Janeiro, 20 años atrás, había peleas a todas horas en la calle. Vivimos en una época en la que mis hermanos y yo, en el colegio público que estudiábamos en Botafogo [Rio de Janeiro], había peleas todos los días, en el barrio, peleas siempre... Era la ley de la selva, la ley de supervivencia. No existe más eso. Mi hermano Royson que es súper campeón de jiu-jitsu nunca peleó en la calle”, insiste.

Rolker asegura que no siente “saudades” (nostalgia) de aquellos tiempos: “No estamos en el 73, cambió todo, hoy cualquier acto sobre otra persona es considerado una agresión”; tampoco cree que en el Vale Tudo hoy valga todo: “Es verdad que hay quien lo confunde, pero un tipo que pelea en la calle es un tipo inseguro. El gran luchador es el que tiene calma, paciencia, resuelve”, afirma pausado el luchador, que puntualiza:  “En el Vale Tudo técnicamente no valen golpes bajos: meter los dedos en los ojos, tirar del pelo, golpear los genitales... pero en la calle, muleke [chaval], la primera cosa que ocurre es eso”.

 

La tragedia fuera del tatami

Acostumbrados a ganar, fuera del tatami, la historia de la gran tribu de los Gracie es otra. Especialmente, dos extrañas muertes pesan sobre la familia. Una es la de su sobrino Rockson Gracie, hijo de Rickson, del que se encontró su cuerpo sin vida en un hotel de Nueva York, en 2000. Una década después, el padre, Rickson, se sinceró sobre el tema en una entrevista con la revista Ragga, en la que le preguntan a este, invicto, por el mayor golpe de su vida y responde: “Sin ninguna duda la pérdida de mi hijo, hace diez años”. En 2011, creó la Fundación Rockson Gracie, para “enseñar hermandad y no violencia” a través de este deporte, reza su web.

La otra es la de Ryan Gracie, de 33 años, hallado muerto en una celda de Sao Paulo, donde había sido confinado por posesión de cocaína. En la entrevista que en 2001, Helio Gracie concede a Playboy, el maestro zanja el asunto sobre los problemas de Ryan con la justicia, aclarando que una cosa es su familia y otra, la de su hermano: “Nadie ignora el hecho de que actualmente la familia Gracie está dividida en dos partes. La primera surge de Carlos Gracie, mi hermano, un hombre de grandes cualidades, valentía, tolerancia y una moral sólida. Su único error fue tener 21 hijos con cinco mujeres diferentes, produciendo un enorme clan de más de 150 personas, hoy sin un líder que pueda aconsejarles, controlarles y orientarles”.

Polémicas a un lado, Rolker habla con la misma devoción tanto de su padre como de su tío: “Gracias a Dios el jiu-jitsu en Río, se ha convertido en una fiebre, no solo en la zona sur donde el poder adquisitivo en un poco mejor sino en la ciudad entera. Mi padre y mi tío Carlos, no me puedo olvidar de él, hicieron historia”. Hasta 275 gimnasios brasileños que imparten este arte marcial están afiliados a la Confederación brasileña de Jiu-jitsu. La moda llega hasta la televisión. La primera cadena de Brasil que emitió en directo los combates de Artes Marciales Mixtas (MMA) fue la Rede TV. Debido al éxito de audiencia, Globo, la mayor cadena de América Latina y la segunda del mundo, detrás de la ABC, entró en el circuito y monopolizó las transmisiones. En la actualidad, Globo emite en directo todas las luchas que se realizan en Brasil así como desde 2012, en prime time, “The Ultimate Fighter: Brasil”, una edición del reality show norteamericano sobre MMA.

“Hoy el nombre Gracie es grande gracias a ellos dos”, enfatiza Rolker, mientras señala la imagen del gran Helio, vigilante, desde un dibujo a carboncillo tamaño folio, que cuelga en el medio de una pared del gimnasio. Una hilera de copas y premios, sobre un muro, legitiman sus palabras. Por la ventana, los 38 metros de la estatura del Cristo Redentor, símbolo de Rio de Janeiro, iluminado, lucen diminutos a su lado. Vuelve al aula y continúa la clase, ahora en grupo: “De-sis-tir o in-sis-tir”.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 02
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

Despite the fact that Uloq should traditionally be played in spring or autumn, horsemen like to play on fresh snow - it's safer when you fall from a horse.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 03
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

A big round target marks the finish line where the winning rider is supposed to lay the carcass - without getting it stolen from him by other riders with whips clenched in their teeth and horses trained to bite.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 04
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

The jury consists of respected people (aksakals) who inspect horsemen, the carcass and monitor the game to make sure it goes on according to the rules.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 05
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

The jury will grant the winner a prize: it can be anything from a horse or carpet to a TV or even a car.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 06
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

Spectators enjoy alcoholic beverages while braving the cold to watch the game. Their drinks of choice: vodka and cheap local wine called "Porto 53."

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 08
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

Riders who become too tired to carry on or who are injured can leave the game at any time.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 09
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

The hoard of riders waits for a signal from the jury that marks the beginning of the game.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 10
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

Uloq fans are often criticized for drinking and bad behavior.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 11
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

Fans wait in line to enter the massive field where the game will take place in Ertosh.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 12
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

While men ride horses into the game, children and young boys ride donkeys.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 13
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

Riders try to wear warm clothes made of thick layers of cotton to prevent injuries from horses and other riders.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 14
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

A carcass used for the game should first be beheaded. A regulation carcass weighs between 30 and 40 kg.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 17
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

A game of Uloq has just begun before a packed audience in Ertosh, Uzbekistan.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 16
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

Spectators try to find elevated places to have a good view on the game.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 18
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

Riders are allowed to whip each other. They often hold their whips in their mouths while trying to control their horses with both hands.

Thumb sm
Uloq in Uzbekistan 15
Ertosh, Uzbekistan
By TTM Contributor 100
10 Mar 2015

Riders are not allowed to attack each other from the back, but all other kinds of physical attack are permitted.